Estufas Ecológicas – ¿Merecen la pena? ¿Qué ventajas suponen?

Estufas ecológicas: Calefacción natural sin productos químicos

Las estufas ecológicas no son solo un nuevo y revolucionario sistema de calefacción, es un sistema ecológico, saludable y eficiente de confort, por el cual transformamos el hogar, lugar de trabajo, ocio, etc… en la verdadera fuente emisora de calor. “Es como tener el sol en casa”

Se trata de un producto por emisión de infrarrojos de última tecnología que calienta directamente la materia y no un medio intermedio como el aire, para que éste a su vez caliente el medio que lo rodea, evitando gasto energético.

La materia de la estancia va a ir siendo calentada, regulados por un termostato con una temperatura de consigna, establecida entre 20-23ºC; una vez alcanzada en este termostato, la placa emisora de infrarrojos se apaga y se establece un período de equilibrio termodinamico por la que dos cuerpos próximos, que no alteran su ubicación, tienden a equilibrar sus temperaturas.

De esta manera los diferentes componentes materiales de la estancia comienzan a equilibrar sus temperaturas a través de emisión lograndose una temperatura agradable y homogénea entre 2 a 3ºC entre los dos puntos más distantes de la estancia.

Una vez en equilibrio, la estancia pasa a ser elemento calefactor gracias a la propiedad de “inercia térmica” de la materia, por la cual, intenta conservar el calor recibido y liberarlo poco a poco, gestionandose mejor la energía empleada y por más tiempo compensando de manera lógica las pérdidas térmicas en la estancia, además de permitir la ralentización de dichas pérdidas. Ya que los parametros reciben directamente los infrarrojos que los calientan interiormente, eliminando las humedades en su interior, las cuales causan una sensación térmica más fria dentro de los hogares.

Una vez el sistema está en funcionamiento automático, solo se activa en periodos cortos de tiempos y desactivandose posteriormente para lograr la temperatura permentente consignada en el termostato.

El aire que inunda el interior toma contacto no con una sola fuente de calor que provoca la circulación del aire en forma de corriente desde los puntos más fríos de la estancia al foco de calor y desde esta inmediatamente hacia el techo al bajar su densidad al calentarse en dicho foco, sino que entra en contacto con todos los componentes de la estancia que ya se encuentran homogeneizados a la misma temperatura, robando calor y no al reves como sucede con los clásicos sistemas de calefacción, logrando que el aire se encuentre a una temperatura entre 2 y 4ºC por debajo de la de la estancia. Esta misma homogeinización provoca un ambiente sin estratificación del aire.

Visualizamos con un simple ejemplo; imaginemos un día despejado y soleado de invierno con 10ºC, en el cual nos apetece pasear y posteriormente tomar un aperitivo en una terraza. En un principio nos encontramos abrigados, pero al cabo de pocos minutos comenzamos a despojarnos de ropa al tener calor. Bien, pues aparece una nube molesta y nos tapa el sol, entonces sentimos frio y nos colocamos el abrigo; sin embargo la temperatura del aire sigue siendo de 10ªC; es la emision infrarroja del sol la que al impactar con nosotros produce calor.

 

Ventajas saludables de las estufas ecológicas

Entre los beneficios, está su efecto bactericida y emisión natural de alta concentración de iones negativos sin necesidad de estar conectado a la red eléctrica, sólo por el hecho de estar colocado en la estancia, lo cual permite disfrutar de estos beneficios incluso en verano.

Estufa Exterior. Ejemplo de colocación.
Su efecto ionizante purifica el aire, haciéndolo apto para personas alérgicas; anulando el ambiente de iones positivos y de sus efectos nocivos que albergan actualmente nuestros hogares y lugares de trabajo proporcionando un ambiente de bienestar y salud, así como eliminado la carga de malos olores existentes.

Los infrarrojos son los responsables de otra de las ventajas saludables de este producto. Aumenta el caudal sanguineo, disminuye el estrés, fatiga muscular y posee propiedades antinflamatorias, por eso se utiliza habitualmente para el tratamiento de traumatismos.

Ahorro en la instalación y en el uso diario

Una vez dispuesta la instalación, no supone ningún gasto de mantenimiento, ni siquiera de limpieza porque sus propiedades hacen que se mantenga en un estado totalmente higiénico. Resaltar que “las placas son aptas para su uso tanto en cocinas como en baños y otras zonas húmedas de la casa con total garantía de seguridad”.

El ahorro oscila entre un 30% o 35%, si se equipara a la bomba de calor; a un 70% si se hace lo propio con la caldera de gasoil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

80 − 73 =